NOTICIAS

Lunes 5 d Septiembre, 2016

HOME / NOTICIAS Y NOVEDADES /

Tres corresponsales extranjeros hablaron de periodismo en tiempos de paz

El pasado martes 31 de agosto la Friedrich-Ebert-Stiftung (FESCOL) realizó el conversatorio Los periodistas extranjeros hablan de periodismo y paz.

El conversatorio hace parte de los cafés de comunicación y cultura que organizan la fundación FESCOL, La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), el Proyecto Antonio Nariño (PAN), el Centro de Estudios en Periodismo de la Universidad de los Andes (CEPER) y el Centro de Pensamiento en Comunicación de la Universidad Nacional.  Los cafés buscan que políticos, académicos y la sociedad civil conversen en torno a la calidad de los medios, la academia y la ciudadanía en el horizonte de la paz.

El evento, al que asistieron más de veinticinco personas y que se llevó a cabo en FESCOL, contó con la participación de tres periodistas extranjeros: Natalio Cosoy de la BBC, Sybilla Brodzinsky, corresponsal de The Guardian y The Economist en Colombia, y Margot Loizillon, periodista francesa independiente. La jornada fue moderada por la periodista Catalina Lobo-Guerrero.

Loizillon cubre temas colombianos desde hace dos años y su interés ha sido mostrar realidades diferentes a la guerra. Natalio Cosoy llegó a Colombia hace año y medio   trabaja temas sobre todo enmarcados en el proceso de paz. Sybilla Brodzinsky vive en el país hace 17 años y desde entonces ha cubierto temas de política colombiana.

Lobo-Guerrero inició el conversatorio preguntándole a los invitados si antes de ser corresponsales en Colombia tenían la noción de que existía una guerra en el país. Brodzinsky dijo que llegó cuando comenzaba el proceso de paz del Caguán y el Plan Colombia, por ello imaginó que cubriría temas de post conflicto. Sin embargo,  cuando el proceso falló el panorama sobre el cual tuvo que informar fue muy diferente, el interés de los portales extranjeros para los cuales trabajaba era informar acerca del papel de Estados Unidos en la guerra colombiana.

Cosoy señaló que el tema del conflicto colombiano es tan añejo que tiene cansado al país y también a los medios de comunicación. Añadió que encontrarse con la guerra no es tan fácil como piensan los periodistas antes de llegar a Colombia y que esto genera dificultades para encontrar fuentes primarias. La última en responder fue Loizillon, quien dijo que ha buscado contar que hay otra vida en Colombia alejada del conflicto. “Tú eres la periodista de la Colombia que tú quieres mostrar,” concluyó.

Luego la moderadora preguntó cómo se debe contar una guerra que no está sucediendo precisamente desde el lugar en el que se encuentra el periodista. Para Brodzinsky los editores de medios extranjeros no saben que en Colombia las realidades son diferentes. “Desde Bogotá uno no entiende nada, hay que salir porque las regiones son muy diferentes entre sí”, señaló la periodista. Cosoy agregó que es muy difícil entender a un país si el periodista se queda solo en las grandes capitales. Lo que cuentan las fuentes de las regiones y las de las ciudades es muy diferente.

Después los periodistas discutieron acerca del acceso que han tenido a las fuentes en el proceso de paz. Para Cosoy las instituciones en Colombia tratan de tener buena relación con los medios extranjeros. Dijo que hay muchas formas de acceder a las fuentes aunque estas no divulguen toda la información, sino parte de ella.

El siguiente tema del conversatorio estuvo encaminado a hablar sobre si el proceso de paz ha permitido que los periodistas vuelvan a hablar directamente con las FARC. Brodzinsky dijo que en junio de este año estuvo en un campamento de las Farc al noroeste de Antioquia y le pareció muy interesante la evolución del pensamiento del comandante guerrillero que entrevisto: “dogmático pero práctico”. Además agregó que el proceso de paz contribuyó a que los combatientes de grupos armados ilegales dejaran de ser vistos simplemente como “el enemigo” o “los otros”.

Cosoy y Loizillon coincidieron en que volver a tener información de primera mano de otros actores del conflicto contribuirá a la transparencia de los productos periodísticos que se publiquen, pues conocieron casos en que el ejército (al ser la única fuente) tergiversó la información publicada sin contrastar por la prensa. Esto, según los periodistas, contribuyó a que las fuentes en la guerrilla se negaran a dar más entrevistas afectándose la calidad periodística.

Lobo-Guerrero también preguntó cuál debe ser el papel de los medios en tiempos de paz, pues han habido críticas al oficio por mostrar otras caras de la guerrilla distintas a su faceta guerrerista. Al respecto, Cosoy dijo que él opta por exponer las dos caras de lo que sucede: “prefiero mostrar al guerrillero que juega ajedrez y que también pone bombas, el que lea que decida qué partido tomar”, mencionó el periodista. Agregó que su desafío es tratar de analizar si detrás de los discursos hay algo que no es cierto y darle voz a todos.

Brodzinsky estuvo en desacuerdo con la visión de Cosoy. “Para mí el periodista sí debe tomar partido, el papel del periodista es ser crítico y cuestionar a los actores del suceso”. Loizillion recordó la importancia de no olvidar que detrás de cualquier información que el periodista recolecta hay intereses políticos.

El siguiente tema fue cómo se debe contar una sociedad con un alto grado de polarización y cómo apartarse de esta última. Al respecto, los tres periodistas estuvieron de acuerdo en que hay que mantener las puertas abiertas hacia ambos polos, contrastar visiones y mostrar los grises de cada asunto, pues son los que permiten que una sociedad sea más democrática.

El conversatorio continúo discutiendo sobre la responsabilidad que tienen los medios en la pedagogía y Lobo-Guerrero preguntó sobre cuál es la demanda de información de los medios extranjeros. Cosoy señaló que al público de otros países hay que explicarle cosas más básicas y plantear preguntas como ¿hacia donde va Colombia? ¿qué va a pasar ahora? ¿por qué había un conflicto?

De otro lado, Brodzinsky dijo que la responsabilidad de los medios en la pedagogía radica en mostrar una visión más completa de lo que pasa con respecto al proceso de paz, y dio el ejemplo de la declaración de uno de los líderes de las FARC. “La declaración de Timochenko en la que pidió perdón fue fundamental en el proceso, sin embargo los medios colombianos no le dieron la importancia y el cubrimiento que merecía”, mencionó Brodzinsky.

Para terminar, la moderadora le preguntó a los periodistas qué tipo de historias se contarán en un posible escenario de posconflicto. Loizillion dijo que se tocarán temas que mostrarán que el periodismo colombiano puede tocar temas diferentes a la guerra, Cosoy estuvo de acuerdo con la periodista y mencionó que el panorama periodístico cambiará porque el país está acostumbrado a los mismos temas, dijo que los medios comenzarán a narrar historias más cotidianas. De otro lado, Brodzinsky señaló que en el posconflicto hay mucho que contar y por lo tanto considera que con la firma del acuerdo de paz, los temas políticos no se agotarán.